Ser organizado

Ser organizado, valor que da plusvalía

Luis Ernesto Serna ChávezEl orden para hacer las cosas, la planeación y la organización son factores que pueden ayudar de forma notable al desempeño de cualquier ser humano. Luis Serna es una de las personas que mejor planea y organiza en la política mexicana, convierte el orden en un motor de acción. Elemento que lo ha hecho destacar en la administración que rige la Ciudad de México.

La organización es un elemento que puede dar tranquilidad, no solo en tu trabajo, sino en la vida misma. Es una cualidad que muchas empresas y organizaciones destacan en sus trabajadores, quienes elevan su productividad y destacan en cualquier círculo.

El beneficio general de ser organizado está en que no se requiere invertir tiempo extra en encontrar lo que necesitan para hacer algo, ya que antes de guardarlo piensan en qué circunstancias van a poder ocuparlo y actúan en consecuencia. Lo anterior no es un juicio, sino la simple realidad.

Un secretario particular no puede darse el lujo de ser desorganizado, Luis Serna lo sabe y ha manejado con un toque excepcional la organización que demanda atender los compromisos que surgen en una de las ciudades más grandes del mundo.

Luis Serna ha llevado consigo el estandarte de ser quizá, la persona más organizada en la reciente administración de la Ciudad de México. Cualidad con la que ha resaltado en los círculos políticos y es elogiado por, además, cubrir esa cualidad con una sencilla forma de ejecutar las cosas.

Luis Serna es la presencia que anuncia la llegada del jefe de Gobierno. Con su sentido del orden e increíble despliegue de sencillez, Luis Serna se ha ganado el derecho no sólo de coordinar una agenda, sino de ser el estratega y encargado de la logística de cualquier evento de trascendencia en la Ciudad de México.

Luis SernaEs importante mencionar que no hay una fórmula mágica para ser organizado, los criterios los dicta cada persona. En ese sentido, no existe una definición universal de “persona organizada”.

Ninguna percepción es mejor que otra, ya que el significado que distintas personas pueden dar a una misma cosa puede ser diferente. Una consecuencia de esto es que la organización carece de un aspecto uniforme. Si alguien decide arrinconar un montón de cosas en la esquina de una habitación porque todas ellas tienen en común algo, esas cosas están organizadas para esa persona. Lo que no sería organización es si en ese mismo rincón de la habitación se mezclaran cosas que son para tirar, con cosas con las que ya se ha decidido hacer algo y con otras sobre las que aún no se ha decidido nada.

No hay que olvidar que la capacidad de organizarse para algunos resulta algo natural, para otros es un proceso de aprendizaje. Sin embargo, nunca es tarde para intentarlo. Las puertas de la oportunidad se abrirán si existe el orden en la vida, en el trabajo, en la forma de hacer las cosas.

Así vive Luis Serna, con los principios ordenados y los valores que un estratega de su magnitud requieren, con la responsabilidad de trabajo bajo su mandato. Quienes mantienen el orden lo hacen con un objetivo: tener un entorno fácil y cómodo para desenvolverse. De esta manera, el trabajo se torna proactivo ya que priorizan y mantienen sus metas en mente. Además, la organización favorece a un mejor estado anímico. La mayoría de las personas ordenadas conservan una actitud positiva ante la vida.

Luis Serna ha respondido con creces al compromiso laboral, gracias a la forma en cómo planea, organiza y ejecuta las acciones en la Ciudad de México, la cual no es poca cosa, pues según la ONU, es la segunda ciudad más poblada del mundo, justo después de Tokio.