La magia de una ciudad se aprecia mejor desde las alturas

La magia de una ciudad se aprecia mejor desde las alturas

20170724 Ciudad posible cdmxEscribió la pluma fantástica de Carlos Pellicer: “Estos mayos y abriles se alargan hasta octubre. Todo el Valle de México de colores se cubre y hay en su poesía de otoñal primavera un largo sentimiento de esperanza que espera”.

No es mayo, ni abril, pero sin duda, la belleza del Valle de México, de esta amada CDMX se respira en cada espacio, en cada monumento, calle o avenida. Una ciudad llena de matices, con colores profundos y fuertes, con la capacidad mágica para maravillar a quien la respire y sienta.

Conocer nuestra bella ciudad desde las alturas es una realidad gracias a los miradores que han sido colocados en la capital. Un atractivo no solo para los habitantes de la CDMX sino para los turistas nacionales y extranjeros que han ido en aumento. Una experiencia sin igual.

El Monumento a la Revolución, el Ángel de la Independencia, la Catedral metropolitana, el Cerro del Tepeyac o la Torre Latinoamericana son un algunos de los lugares donde están instalados estos miradores, muchos de ellos gratuitos.

 

Con este material, los El Monumento a la Revolución, por ejemplo, cuenta con visitas guiadas gratuitas, telescopios y, por si fuera poco, ofrece una de las experiencias más agradables en la cual podrás apreciar desde las alturas la salida del sol y como cubre nuestra amada capital: “Amaneceres Monumentales”.

En lo que respecta al Ángel de la Independencia, se deben escalar 94 metros a través de 200 escalones, para ingresar al balcón (en el que diariamente acceden aproximadamente 300 personas), apreciar la ciudad y admirar de cerca la escultura de la Victoria Alada. Es importante mencionar que la entrada es libre, sin embargo, al ser un monumento protegido, se debe sacar cita previa al 2452 3355 y solicitar un permiso por escrito expedido por la delegación Cuauhtémoc.

Así, la bella CDMX nos lleva a alturas insospechadas, nos invita a descubrirla y sobre todo a amarla más desde arriba.