La magia de la Condesa

La magia de la Condesa

¡Feliz día del abogado!
Al recorrer mi amada CDMX, descubres cosas asombrosas que te atrapan con su velo de magia, por ejemplo yo me encontré con una joya que me transportó al pasado. Un rayo que me recordó cuando llegué a esta ciudad cargado de sueños, como llegan muchos foráneos, y nos acoge con su calor una urbe que nunca descansa.

Al circular por las calles de Guadalajara y Veracruz en la colonia Condesa me encontré con un auto hermoso, color vino, diseño en perfectas condiciones desde los rines hasta el interior. Les comparto en este espacio la imagen que publiqué en mi Instagram @sernaluismx del vehículo y quise escribir sobre esta colonia y su magia.

Según la revista, Historia del DF, la Condesa fue fundada en 1927, gracias a la expansión que la Roma iba ganando entre la clase media mexicana de aquel entonces, además, luego de las guerras en el mundo, fue el hogar donde se establecieron muchas comunidades extranjeras asentadas en la Ciudad de México, entre ellas destaca la española, la argentina, la alemana, la judía y la inglesa.

¡Feliz día del abogado!
Con esto ganó el mote de ser una de las regiones multiculturales de la CDMX, al tener distintas ideologías y corrientes, lo que la posicionaron como una de las colonias más trascendentes en la evolución siempre incluyente de la Ciudad de México.

Durante esta administración, el gobierno de la Ciudad de México se ha encargado de darle un segundo aire a esta colonia, por ello la labor de revitalización ha representado esfuerzos de muchas personas a quienes les envío mi más sincero agradecimiento y felicitación.

En la zona se han remodelado banquetas, pavimentado calles, reparado lámparas y reforestado áreas verdes. Labor que sumada a las galerías de arte, espacios de cultura, bares y restaurantes para todos los gustos que existen ahí, hacen de la Condesa sin duda alguna, un lugar lleno de magia para quienes tenemos el honor de admirarla.

Como la Condesa, la Ciudad de México cuenta con colonias de esta envergadura, motivo por el cual los habitantes de esta gran metrópoli nos sentimos orgullosos.