Identidad y orgullo

Identidad y orgullo

Identidad y orgulloUno de los mejores escritores del último siglo, Gabriel García Márquez, escribió alguna vez: “Los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse, a interrogarse (a veces sin respuesta) a preguntarse para qué diablos han llegado a la tierra y qué deben hacer en ella”.

Es en la anterior frase donde pudiéramos resumir el sentido de identidad que nace en cada ser humano y en Luis Serna. Nacido en Durango, adoptó a la Ciudad de México desde muy joven gracias a su magia cosmopolita adornada con rascacielos, monumentos e identidad.

Así vive Luis Serna, con identidad y orgullo. El honor de haber nacido en Durango y triunfado en la CDMX es un estandarte que no se esconde con facilidad. Él no se permite hacerlo. Posee en el ADN entonces, la valentía y sencillez de quienes viven en la zona Norte del país, además de la versatilidad e ingenio del capitalino.

En redes sociales se mantiene al pendiente de acciones que se llevan a cabo en su ciudad natal, e incluso internautas de esos espacios lo llaman “paisano” con orgullo. Todo sin descuidar las labores de impulsar a la Ciudad de México con distintas políticas públicas y decir en un hashtag con orgullo que recae en una identidad única: #YoAmoCDMX.

En un mundo en el que lo único permanente es el cambio, la identidad puede permanecer estática, inmutable, sin transformación alguna pero siempre con tendencias a evolucionar y aferrarse a los valores que enaltecen al ser humano a ser diferente. Una pieza clave, un engrane invaluable en la sociedad.

Luis SernaSegún algunos psicólogos, superar dificultades personales y dejarlas atrás, sin duda, transforma al sujeto. Ya no es igual a como solía ser antes de la crisis, ha elaborado otra concepción del mundo, pero sobre todo ha forjado mejores aspectos en su identidad que lo impulsan a relacionarse mejor en su entorno.

Para Luis Serna no fue fácil salir de Durango y llegar a la ciudad más grande del mundo. Sin embargo, la identidad y el carácter propio de los duranguenses lo llevaron a superar los retos, y después, como buen capitalino no se cansó de trabajar duro para conseguir un cambio, perseveró como pocos y ha podido impulsar algunas políticas públicas de vital trascendencia en la Ciudad de México.

Mexicanos todos después de todo, él no oculta su amor por este país cuya identidad más sobresaliente está impuesto en el corazón de su gente, “orgulloso de ser mexicano”, señaló en un twitter por el día de la bandera, la cual, representa historia e ideales para todos los nacidos en este país.

Tomar decisiones, transformarse a sí mismo y trabajar para lograr un cambio general son elementos a los que Luis Serna se enfrenta a diario. Acciones que enaltecen su identidad y le provocan orgullo. El honor de haber nacido en Durango, ser un miembro activo e incluyente de la Ciudad de México, pero sobre todo ser mexicano, para Luis Serna, no tiene precio.